alt

Arquitectura y pandemia: transformación a partir de lo inesperado

“Creo que los no que vas recibiendo te hacen más perseverante. Yo podría haber tirado la toalla, pero no lo hice porque sabía que había mucho por desenterrar, por descubrir. Interpreté cada no como un sigue adelante, un desafío.”

ZAHA HADID (Bagdad 1950; Miami 2016)

Premio Pritzker de arquitectura

 

De pronto, como una enorme ola de aire que trae lo desconocido, nos enfrentamos a esta circunstancia no-vital que obliga a plantearse el entorno.

Y parece que todo se desdobla, se hace más y más impermeable a nuestras respuestas.

No somos ya quienes fuimos. Y sólo llevamos unos días dentro de nuestras casas. Estas casas que hemos considerado, en muchos casos, ese lugar seguro donde, por suerte, nunca nos pasaría nada.

Sin embargo, las circunstancias han cambiado y debemos preguntarnos que hacer ante esta nueva realidad.

Nuestras casas han pasado de ser un “lugar dormitorio” a ser el espacio donde estamos todo el día. Y eso nos impone una visión diferente.

Por una sencilla razón: y es que ya nos fijamos más en aquellos detalles y cosas que nos parecía que si estaban allí, estaban bien. O quizás no lo estaban, pero dejamos un día y otro los cambios para un más adelante que nunca llegó.

Ya los arquitectos han comenzado a plantearse que esto traerá modificaciones importantes. Y, además, ese orden interno que tanto nos estaba haciendo falta empieza a vislumbrarse.

Ya empiezan a llegar por las redes sociales las fotos de amigos que dicen que nunca tuvieron ni su casa ni sus armarios tan ordenados.

Pero estos pequeños trabajos quedan relegados cuando el virus Covid-19 se va propagando a velocidad del rayo. Y ya nuestra casa deja de ser ese entorno protector, porque, por necesidades urgentes, nos damos cuenta de que tendremos que diseñar un mundo diferente.

Un planeta se mueve en oleadas y ya no será el mismo. Las reuniones sociales, las manifestaciones, aglomeraciones, búsquedas de sitios frescos y tranquilos…la comunidad donde nos movemos y los grandes espacios de reunión, los hoteles, salas de convenciones, aeropuertos…

Los Hospitales y los edificios de oficinas, las grandes empresas que erigen estructuras cada vez más altas y con más y mejores tecnologías.

Nada será igual. Y nosotros tampoco.

A principios del S XX, un gran incendio destruyó San Francisco. Y luego se reconstruyó más moderna y eficiente.

Haussmann reconfiguró Paris en el S XIX y con esa enorme reforma urbanística preparó a la ciudad para las epidemias de la peste o el cólera.

Fue en Londres cuando se rediseñó la ciudad a partir de la epidemia de cólera de 1954, y también Nueva York se adaptó a las exigencias de los tiempos por venir.

Lo que sucede ahora es apocalíptico, en su sentido de “antes de, y después de”.

Y aún no sabemos las consecuencias que tendrá en su totalidad esta pandemia. Pero algo es seguro. Ya nuestras casas deben seguir un diseño diferente. Y nuestros lugares de trabajo, y los sitios de reunión donde se espera encontrar mucha gente en espacios cerrados.

Ya es impensable tener viviendas indignas y miserables. Ya las hubo, y aún las hay. Pero eso debería modificarse desde un enorme plan rector a nivel de las grandes potencias.

Si los que vivimos en casas dignas tenemos un obligado replanteo de nuestro modo de vivir, los Estados deben, obligatoriamente, estar preparados para otra circunstancia como esta y dar a cada persona un lugar digno donde estar.

 

Las tecnologías y su futuro

 

Las tecnologías se imponen, pero también han generado “edificios enfermos”, donde los empleados se han visto sometidos a patologías impensadas en otros tiempos.

Y son esas mismas tecnologías que avanzan sin darnos tiempo a pensar, las que se han detenido ahora mismo. Parecen colgadas en el tiempo. El Covid-19 las ha frenado.

Entonces, en la búsqueda de una arquitectura “que nos salve” muchos profesionales ya se han puesto a dibujar las zonas de encuentro del futuro.

Se habla de concentración aislada, de zonas productivas informales (las anti-oficinas), de teletrabajo, y de muchas otras opciones para reducir al máximo los riesgos de estos sitios que hasta hoy eran nuestros referentes.

Eso hará que el trabajo virtual sea más utilizado, y trabajaremos desde nuestra casa.

Quizás ese sea uno de los cambios formales y funcionales que más nos exija modificar nuestro entorno diario.

Estaremos más en casa, y eso obligará a generar espacios más accesibles, pero también más íntimos para nuestro trabajo.

Y en cada casa, o sitio de reunión, tendremos que ser más previsores con los eventuales contagios de nuevas cepas de virus desconocidos que aparecerán sin avisar.

Quizás la utilización de la voz, o del iris, o el propio teléfono móvil, pasarán a ser un requisito indispensable para movernos en cada espacio sin tocar los objetos que pudiesen estar contagiados.

Viviremos en un mundo aún más automático que el que ya tenemos. Tendremos que desinfectarnos cada vez con más elementos antes de entrar en nuestro hogar, haremos la compra desde casa mucho más que ahora…

Un mundo después de la pandemia.

Gente después de la pandemia.

Nuestras casas después de la pandemia.

Y la arquitectura, nueva y a la vez repetida con tecnologías avanzadas, después de la pandemia.

Al principio del artículo hay una frase de Zaha Hadid, una arquitecta que debió luchar contra todas las adversidades. Pero lo que dijo, es la mejor reflexión para esta época terrible que nos toca vivir como si de ciencia ficción se tratase: todos los NO que recibamos, deben ser el mejor impulso para seguir hacia adelante.

Y para eso estamos aquí. Para redoblar los esfuerzos y mejorar todo nuestro entorno. Una arquitectura que está demostrando fallos ante esta pandemia que parece no tener un final.

Y la mayor de las esperanzas: Ya están trabajando en ello los que saben y preparan sus respuestas para cuando esto haya sucumbido.

 

Por Beatriz A.C.

Imagen: Zaha Hadid Architects/Design Boom

DEJAR UN COMENTARIO

COMMENTS (2)

  • Catalina Sánchez Robles

    08/04/2020 , 21:52 / reply

    Abrimos, para mi, con este artículo el debate fundamental del S.XXI, sin lugar a dudas, Gracias Bea!
    • Rosal Stones

      08/04/2020 , 22:18 / reply

      Eso esperamos, que todo esto nos sirva para reflexionar, para innovar, para reconstruir de una manera más humana y sostenible nuestro entorno. Gracias Catalina ;)!

ROSAL STONES BLOG

El blog especializado en piedras naturales areniscas y calizas, para pavimentos y aplacados de exterior e interior, tanto como de decoración y construcción masiva.